Ni a Fritz

Aquí estoy yo tratando de no pensar en ti, pero entre mas pienso que no debo de pensar en ti, pienso mas en ti. Cada una de tus facciones se presentan en mi mente, destrozándome poco a poco. Deseo que estés aquí susurrándome cosas al oído como lo hacías antes de partir. Te deseo a ti, deseo tus manos, que se aferraban a mi cuerpo como espinas.
Recuerdo tus ojos. En los que podías ver lo que no existía, lo que no tenía forma, en donde predominaba tu tristeza. Una tristeza azul, casi negra que te cegaba de la felicidad en la que te encontrabas. Recuerdo tus manos, aunque rara vez las vi. Siempre escondidas en los bolsillos de tus pantalones, pero la sentí. Sentí el calor que producían, sentí tu nerviosismo, tu deseo.  
No recuerdo el sonido de tu voz. Te juro que la he estado buscando pero ésta mente está invadida de basura. Pensamientos que solo estorban, rencores y obsesiones, enojos y arrepentimientos. Tanta que no se por donde empezar a buscar a esa voz que me trasladaba a los lugares más recónditos del mundo, en donde solo estábamos nosotros. Esa voz mágica que cambia mi humor en un instante. Esa voz desapareció.
Pasan horas y sigo aquí mirando al techo pensando en cada momento que pase junto a ti. En cada sonrisa que intercambiamos y en cada sueño que compartimos. Pensado que tal vez tu voz este escondida por ahí .Los repaso uno por uno. Detalle por detalle, pero no la encuentro, intento que no se me escape nada, ninguna palabra, ninguna caricia. Pero tu voz se ha desvanecido de mi mente.
¿Sin tu voz que puedo hacer? Nada, no puedo recordar nada. Desvanecen todos esos susurros al oído, todos esos te quieros en alto, todas esas insignificantes conversaciones. Excavo hasta el rincón mas profundo de mi mente, quito y quito pensamientos que estorban pero no aparece por ninguna parte.
Intento dejar de pensar en ti. Intento que todo lo que recuerdo de ti se vaya para siempre de mi, para que deje de lastimarme, pero no puedo. Estas aferrado a mi como una espina, pero te extraño. Te extraño, hoy mas que nunca. Extraño tus brazos alrededor de mi las noches de lluvia, extraño el calor que sentía cada ves que despertábamos juntos. Extraño esas sonrisas que me dedicabas cada vez que nos despedíamos. Te extraño completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.