Gris

Ese gris no me mira.
Son las ocho treinta y
ese gris no me mira.
Son las ocho treinta.
Son las ocho treinta.
Ese gris, en cambio, me dedica una sonrisa.
Una sonrisa que se ilumina gracias a lo anaranjado de su baraba.
Ese gris me sonríe.
Son las ocho treinta.
Son las ocho treinta. 
Ese gris me acaricia la espalda
Me pregunta, me platica. 
Ese gris se interesa.
Son los ocho treinta.
Son las ocho treinta.
Ese gris no me mira.
Ese gris no me mira.
Son los ocho treinta.
Por favor gris
¡Gris!
¡Gris!
¡Gris!….
Mírame. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.