Atlántico.

El vacío que siento ahora 
se contrasta con la cantidad de nudos 
que sentía en mi cuerpo 
el día que partí para cruzar el Atlántico.

Desde ese día vi muchos paisajes, 
algunos que querían formar parte de mi. 
Otros que debía primero comprender 
para después dejarlos ser parte de mi. 

Dentro de esos paisajes algo atrapo mi mirada. 
Por fin unos ojos me miraban. 
Me miraban completa, 
sabía que no me juzgaban,
sólo me observaban, 
con el deseo de comprenderme.

Esos ojos me siguieron todo el camino. 
Pasaron junto a mi, mis grandes amores, 
mis tristezas y mis enfados.
Yo no comprendía de quien eran estos ojos,
pero los recibí con brazos abiertos,
esperando un día comprenderlos.

Hoy,
veo mi último paisaje desconocido. 
Mientras miraba por la venta vi algo que reconocí. 
Eran esos ojos.
Era yo.

Había visto mi refejo muchas veces, pero, 
sólo fue hoy que me comprendí.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.