Marcha final.

Despedirnos es perdernos.
Guardar nuestras sonrisas en un baúl,
con los besos y los silencios.
Nos pedimos perdón por no estar,
por estarlo y querer estarlo.
La noche fue testigo de nuestro encuentro,
ahora lo es de nuestra partida
olvidándonos en la banca del parque
como un mal libro.
Enterrarnos profundo
sabiendo que cuando el deseo de sacarnos llegue
nos cueste.
Nos duela el cuerpo
como el día que atravesarnos el país para vernos.
Soñamos sostener el mundo en la palma
de nuestras manos
sin poder acariciar la del otro
abandonado nuestro suéter preferido
en el bar de siempre.
La luna se refleja en nosotros.
La tristeza de desaparecer invade mi cuerpo
y el maldito miedo que tienes de tenerme se nota en tus labios.
Teniendo razones interminables por buscarnos
hoy decidimos dejar de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.