Alberto

Me repetí mil veces:
no le escribas.
Las plumas se pegan a mi cuerpo,
la hojas de papel se esconden en mi ropa
mis palabras juegan con monedas en la bolsa del pantalón. 

Veinte kilómetros de distancia: 
estamos tan cerca
más juntos que nunca,
puedo olerte
mi lengua sabe a noche europea
a cerveza barata con tabaco de rolar.

Te escribo porque estoy cerca. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.