Atlixco

¡Escucha!

Me enamore de ti desde el momento en el que te vi. Sentí una necesidad inconmensurable de hacerte mío y no dejarte ir. Te alejaste desde la primera despedida pero de alguna manera te mantuve cerca. Te juré que cada cambio de estación nos perderíamos en caricias, en ciudades desconocidos. Logramos acercarnos durante unos diez meses recorriendo el centro del país. Comencé, por ahí del séptimo mes, a comprender que nunca me amarías. No como lo hacías ficticiamente dentro de mis poesías. Me decía, ingenuamente, que me amarías con una fuerza inimaginable para mi. Juraba sorprendente intentando quererme con guiños y sonrías que nunca me dedicaste.  ¿Nunca me ibas a dedicar una sonrisa? ¿Nunca me ibas a decir la verdad? ¿Nunca?

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.