Cuatro estaciones.

Otoño:
Tu mano lenta y traicionera 
busca entrelazarse con la mía
pero se pierde entre las rendijas
en silencios pesados y negros. 
Primavera:
Traducí nuestros encuentros 
para rechazar algo remotamente parecido
del otro lado del atlántico.
Verano:
Sumergí mi dolor
en hombres con robustos hombros
con nombres intraducibles. 
Inverno: 
Te has desecho con el humo de mis cigarros
dejando la individualidad de mis piernas
para navegar sin fin en el océano de mi memoria.


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.