Meiga

Un viento mágico me despertó esta mañana,
risas de brujas juguetonas
empapándose de lluvia
llena de suplicios
resonaban por las paredes.

Brujas, con poderes de lluvia
domadoras del frío e
incitadoras de cercanías, 
juegan con cada gota de agua.

Gotas de aullidos perdidos
en procesiones monótonas
de pecados no perdonados.

Hacen llover para lavar las penas,
para interrumpir al caminante,
salvar al solitario, 
para juntar a los amantes.

Mágicas meigas
dominan los amaneceres
en Santiago. 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.