Sobre mi y el océano.

“Mujer, pues, de palabra. No, de palabra no.
Pero sí de palabras,
muchas, contradictorias, ay, insuficientes” 
                                                                                                   Rosario Castellanos. (Pasaporte)

Nací a mediados de los 90’s en la gigantesca Cuidad de México.  En cuanto empecé a hablar empecé a contar historias. Contaba mis ficciones a los perros, a los vecinos, a mi familia. Las contaba enfrente al espejo. La escritura llegó y con ella todas las posibilidades de plasmar esas historias en algo permanente. Y mientras crecía crecían conmigo esas ficciones sin embargo llegó un momento en que quería contarlas de otra manera. Mi padre, un aficionado a la lectura, me introdujo a ese ente raro “La poesía”. Me enseñó a escribir versos en una servilletas. Poco tiempo después, empecé a buscar servilletas en todas partes.  Con el tiempo comencé a ver la poesía no solo como un pasatiempo si no como parte esencial de mi ser.